La meva foto
Em diuen Carles Alòs i sóc un apàtrida. Aquest blog serà un viatge pels indrets més amagats de l'ànima, per les emocions més intenses i pel viure quotidià de cada dia. Agafen cadira i seguen, de la resta, jo m'encarregue,

dilluns, 12 d’octubre de 2020

ELLOS SON MEJORES

 



Porque puede reducirse a cuanto bailábamos

la trompa y decíamos mira, mírame como

lo hago, teníamos noventa y dos canicas;


a claro/donde os juntáis/yo también fumo,

masocas y abusicas hay miles;


a panegíricos al transporte público, al

orden y concierto y a las calles limpias, cosas

coronadas de rubio y mantequilla,

girasoles, vocales de abertura

y timbre variable;


a displicentes contra suplicantes ojos

siempre buscando a padre,

siempre buscando

pasión institución


hay hombres en el cabo.


Guillermo Morales Sillas Ellos son mejores La bella vasorvia 2013



 

diumenge, 11 d’octubre de 2020

CREO QUE TE GUSTA CRUDO

 



Aquella fue la noche del 26 de julio de 1972.

Me engañaste aquella noche con tu disfraz de paz.

Mira donde estoy ahora.

Mi oscura compañía perdida

yo doliente por su compañía

Mis hijos alcanzando la condición de extraños

Tus formas son inmaculadas

Tras la máscara de dolor

me doblas por la mesa

Tus ídolos perfectos 

en todo lo que tan concienzudamente niegan

Hasta muy entrada la noche

continúas poniéndote de manifiesto como la ausencia de ella.


Leonard Cohen. Memorias de un mujeriego Visor 1982

diumenge, 4 d’octubre de 2020

TOMA en tus manos

 




TOMA en tus manos

este jersey tejido en nudos de memoria.

 

Consérvalo, porque algún día

recordarás las manos desgastadas

que lo tejieron en las noches de tu infancia.

Y no podrás volver. Y tendrás frío

cuando descubras que vivir

a veces es llorar.

Abrígate con el amor que en el jersey está trenzado:

lo que nos quita el tiempo

ha sido el tiempo quien lo ha urdido

en formas misteriosas y sencillas

que hilvanan nuestras vidas a otras tramas.

Es imposible amar fuera del tiempo,

nada infinito hay que se alcance sin su hebra,

aunque la hechura de su amor

nos muestre su belleza en sacrificio

sólo al perder a quien más hondo nos ha amado.

No pienses, como Eliot,

que sólo el tiempo vence al tiempo,

porque el tiempo es invencible.

Más bien realiza hazañas cotidianas:

piensa en mamá, aprense a tricotar

tus horas en ofrenda:

                                   -punto de arroz,

ochos perdidos,

                                   espigas que se cruzan

con las agujas de la vida…-

Ponte el jersey

y teje otro jersey para tus hijos.

 

Antonio Praena Poemas para mi hermana 2006