La meva foto
Em diuen Carles Alòs i sóc un apàtrida. Aquest blog serà un viatge pels indrets més amagats de l'ànima, per les emocions més intenses i pel viure quotidià de cada dia. Agafen cadira i seguen, de la resta, jo m'encarregue,

diumenge, 28 de febrer de 2016

EN LUGAR DE PALABRAS




Mi amada tiene un vestido blanco y muy largo,
de dormir, de insomnio, de esponsales,
por la tarde se sienta junto a una mesa pequeña,
pone encima un peine, dos frascos,
un cepillo, en lugar de palabras.
Extrae de las profundidades de su pelo muchas horquillas
y se las pone en la boca en lugar de palabras.

Yo le enredo el pelo, ella se peina,
se lo vuelvo a enredar. ¿Qué queda?
Ella se duerme en lugar de palabras
y su dormir ya me conoce,
balancea sus sueños lanosos,
su vientre absorbe con facilidad
todas las profecías de ira
del apocalipsis.

Yo la despierto: somos
herramientas de un amor duro.


Yehuda Amijai Un idioma, un paisaje (1997)


diumenge, 21 de febrer de 2016

AIXÍ COM CELL QUI TRAU SON COR CULPABLE




A Isidre Martínez Marzo

Així com cell qui trau son cor salvatge
a passejar per boulevards i copes,
i en tornar-se’n a casa se la troba
per agranar, i convicta i confessa,
ne pren a me, qui em trac lligada l’ànima
i escampa el poll, mes no escampa el desfici:
que em lladra fort i més fort m’arrossega
i em deixa encadenat a la intempèrie.
Jo l’embolquí, d’infensa i menuda,
i, feta gran, se’m rebel·la i se’m torna
com qui no vol ni amo ni corretja.
¿Què vaig a fer d´aquest cor, si no em valen
ni casa ni recer, ni boulevards ni copes?
¿De què val passejar un cor culpable?

Antoni Ferrer Cant temporal (2000)

dimecres, 17 de febrer de 2016

En una de las que serían sus últimas noches de libertad,


 


En una de las que serían sus últimas noches de libertad,
Friedrich Nietzsche sale de su alojamiento en el número 20
de la calle Milano. Es enero en Turín, y hace frío. Aprieta
el nudo de la bufanda en torno al cuello de su abrigo. Va a
cruzar la calle cuando, ante él, un caballo se desploma. El
cochero, impaciente, lacera a latigazos el lomo del animal,
que no puede tirar de la carga. El filósofo corre hacia él, se
abraza a su cuello y, llorando, le pide perdón en nombre de
la humanidad.

La Historia considera este episodio como uno de los sínto-
mas de su locura.

Chantal Maillard La herida en la lengua (2015)

diumenge, 14 de febrer de 2016

Els guaites de la nit, amic, guaiten forats oberts





Els guaites de la  nit, amic, guaiten forats oberts
a les aixelles, totes les llunes blaves tremoloses
del metall adormit. Fan via els meus ulls
cap als jardins del blau que no s’acaba,
com la cançó dels ports, ones vermelles sense atzucacs.

Els vaixells són el meu designi freturós
se solcar mars enllà de més enllà les nafres,
que com bruixes eixides del brasam,
volen més foc viu per existir.

Què direm d’aquest només que em deixa viure
tan sols un poc? Hem adormit la caserna blanca
dels escurçons. Forat de tu, forat de mi, ens hi anem
deixant la pell serpentejada, aclucats ulls vius
de fora estona, fora instant. Som el moment de l’alba
i només per a quallar una mica polsim de roses aturades,
desvetlades, esverades. Cançons que diuen les parpelles
de sempre més endins, la son de cada dia, com la boira
que encega les fronteres orbes, balbes, de no besar estels.

Per no callar aquest domini i la malura del fred
dormirem al recer dels albellons, la clivellada pell,
la palma de la mà sempre voltada avall i sempre
guaites de la nit foraden amb els ulls
l’esmortida estela de la platja.

a joan navarro  

Salvador Jàfer. L'estela de la platja (1973)

diumenge, 7 de febrer de 2016

LA INMORTALIDAD





NUNCA he tenido dioses
y tampoco sentí la despiadada
voluntad de los héroes.
Durante mucho tiempo estuvo libre
la silla de mi juez
y no esperé juicio
en el que rendir cuentas de mis días.

Decidido a vivir, busqué la sombra
capaz de recogerme en los veranos
y la hoguera dispuesta
a llevarse el invierno por delante.
Pasé noches de guardia y de silencio,
no tuve prisa,
dejé cruzar la rueda de los años.
Estaba convencido
de que existir no tiene transcendencia,
porque la luz es siempre fugitiva
sobre la oscuridad,
un resplandor en medio del vacío.

Y de pronto en el bosque se encendieron los árboles
de las miradas insistentes,
el mar tuvo labios de arena
igual que las palabras dichas en un rincón,
el viento abrió sus manos
y los hoteles sus habitaciones.
Parecía la tierra más desnuda,
porque la noche fue,
como el vacío,
un resplandor oscuro en medio de la luz.

Entonces comprendí que la inmortalidad
puede cobrarse por adelantado.
Una inmortalidad que no reside
en plazas con estatua,
en nubes religiosas
o en plastificada vanidad literaria,
llena de halagos homicidas
y murmullos de cóctel.
Es otra mi razón. Que no me lea
quien no haya visto nunca conmoverse la tierra
en medio de un abrazo.

La copa de cristal
que pusiste al revés sobre la mesa,
guara un tiempo de oro detenido.
Me basta con la vida para justificarme.
Y cuando me convoquen a declarar mis actos,
aunque sólo me escuche una silla vacía,
será firme mi voz.

No por lo que la muerte me prometa,
sino por todo aquello que no podrá quitarme.

Luis García Montero Completamente viernes (1998)